El “Beso de Navidad” entre Jupiter y Saturno

Días
Horas
Minutos
Segundos

La última vez fue en 1623

En la noche del lunes 21 de diciembre al martes 22 de diciembre de 2020, Saturno y Júpiter, los dos planetas más grandes del sistema solar, se alinearán para formar un planeta “doble”, visible a simple vista. Tal acercamiento, denominado la “gran conjunción”, no se ha producido desde el siglo XVII. Desde la Tierra, se verá como si los dos planetas más grandes del Sistema Solar se unieran, formando un gran punto de luz. Esto es una cuestión de percepción ya que Jupiter y Saturno se encuentran separados por una distancia de 733,18 millones de kilómetros, pero debido a la posición de nuestro planeta podrá verse como si los dos se juntaran.

¿A qué hora observar la gran conjunción entre Júpiter y Saturno?

En el hemisferio norte, el fenómeno será visible a un nivel bajo en el horizonte, a las 19:37 horas en Francia (18:37 horas en escala UTC), hacia el suroeste, en un cielo despejado, sin nubes y otra contaminación. visual (montaña, edificios, iluminación, etc.). Por lo tanto, la gran conjunción se podrá observar al atardecer, en las primeras horas de la noche.
 

Apunta la fecha: 21 de Diciembre

El lunes 21 de diciembre de 2020, las dos estrellas más brillantes de nuestro cielo nocturno ofrecerán un espectáculo cautivador. Júpiter, el planeta más grande de nuestro sistema solar, y Saturno, el más original con sus anillos, estarán alineados casi uno al lado del otro, visible desde nuestra Tierra. Aunque la Gran Conjunción es más visible en lugares cercanos al ecuador, se puede ver a simple vista, pero por supuesto lo ideal sería ir a un observatorio. 
 

¿Cuál es el fenómeno astronómico de la gran conjunción?

La “gran conjunción” es la aparente alineación máxima de Júpiter y Saturno, los dos planetas más impresionantes de nuestro sistema solar, dentro de nuestro campo de visión. Este fenómeno, que ocurre cada 20 años, resultará esta vez en una alineación casi perfecta entre los dos planetas, con una brecha de solo 6.1 minutos de arco entre estos dos planetas. “La Tierra tarda un año en dar la vuelta al Sol, Júpiter 12 años y Saturno 30 años. 

Por tanto, es difícil que el fenómeno ocurra con regularidad”, explica el profesor de astronomía de la Universidad del Valle y director de la red de El astrónomo colombiano, Hernando Guarin, de BBC World. 
 
De hecho, un acercamiento similar entre los dos planetas no ocurrirá antes del 15 de marzo de 2080. Después de esta segunda fecha, no habrá otra oportunidad antes del año 2400.
 

Un acercamiento similar entre los dos planetas no ocurrirá antes del 15 de marzo de 2080. Después de esta segunda fecha, no habrá otra oportunidad antes del año 2400.

¿Cuál es el fenómeno astronómico de la gran conjunción?

El lunes 21 de diciembre, la separación entre Júpiter y Saturno será de solo una décima de grado (o 6,1 minutos de arco). Pero si los planetas tienen la misma ascensión recta o longitud celeste en el momento de la gran conjunción, no estarán tan cerca de la Tierra. “De hecho es una ilusión óptica”, especifica Jean-Claude Alléhaux, de la asociación astronómica de Ain (A.A.A), en Progreso. “Los planetas son como deportistas que corren en una pista, cada uno en su carril. Es al mirar hacia un lado en el momento de su paso simultáneo que los vemos acercarse. En realidad, Júpiter estará a 886 millones de kilómetros de distancia. Tierra, mientras que Saturno estará a 1.600 millones de kilómetros de la Tierra “.

¿Crees en la energía y en los planetas?

La gran conjunción en Acuario vendrá con mucha energía. Cada ciclo de Júpiter con Saturno genera aproximadamente un milenio que responde al siguiente orden: fuego, tierra, aire, agua. 

En 1802 se produjo la primera conjunción precursora de Júpiter y Saturno en tierra, en 1821 la última en fuego y a partir de 1842 y durante todo el siglo pasado hemos visto que las conjunciones de Júpiter con Saturno se han producido en signos de tierra: en 1901 en Capricornio, en 1921 en Tauro, en 1961 nuevamente en Capricornio, en 1981 en Libra la fase anunciadora del elemento aire; en el 2020 se entrará de lleno en el ciclo de ese elemento con Acuario hasta 2199.

La última 
conjunción de Saturno con Júpiter (la que se produjo en el año 2000 en el grado 22º 42’ de Tauro) fue también la última en un signo de tierra, lo cual ocurrirá nuevamente en 900 años.

Finaliza, por lo tanto, un ciclo en un elemento, así como analógicamente deberá finalizar aquello que representa: 
lo concreto, lo práctico, lo materialista, lo tangible, los bienes, la productividad, la economía, la propiedad privada.

El futuro está en el aire (no en tierra)

Los signos de aire (Géminis, Libra y Acuario) son signos humanos, sociales, de asociación e intercambio, de comunicaciones, ciencias, artes y relaciones. Tenemos derecho a pensar que a partir de la conjunción de Júpiter y Saturno del 21 de diciembre de 2020 el mundo tendrá una estructura socioeconómica diferente.

Las ciencias, la comunicación (que ya ha sufrido un notable cambio), las relaciones sociales, e incluso la sociedad toda, probablemente se organicen y sean vistas de otra forma.

Recordemos, por ejemplo, que durante la conjunción de Júpiter con Saturno en Libra (1981-2000) se produce la caída del bloque soviético y se afianza la Unión Europea como bloque político. El elemento aire está influenciado por un espíritu cientificista que aplica métodos nuevos en el campo de su significación, como puede ser la inteligencia artificial, nuevas tecnologías de comunicación de todo tipo. Las labores intelectuales tendrán saltos y progresos en el campo científico, incluso cambios revolucionarios e impactantes.

Las conjunciones de Júpiter con Saturno, como hemos visto, corresponden a ciclos socioeconómicos, religiosos, estructurales y sus aspectos pueden indicar cambios profundos y universales. Son el “telón de fondo” sobre los que se interpretarán los demás ciclos: estamos frente a un cambio en este “telón”.

En lo que respecta del traspaso del poder de un pueblo a otro, la tradición deja bien sentado que, mientras las conjunciones de Júpiter y Saturno se dan en elementos femeninos (agua y tierra), el poder está en Occidente, y cuando el elemento fuera masculino (fuego y aire) -como ocurrirá a partir del 21 de diciembre de 2020-, el poder se traspasará a Oriente.

Por Patricia Kesselman, astróloga y profesora de astrología y tarot. En Instagram, @horoskopo.

Fuente: https://www.clarin.com/ y https://www.linternaute.com1

Reibiza

Nos obligan a molestarte con el tema de siempre de las cookies...    Más información
Privacidad
Abrir chat